Contact us

Blog
te-y-glaucoma-1

Aprende a preparar un té frío en jarra y refréscate

Preparación de un té frío en jarra para el verano es algo que todos deberíamos de probar.Con la llegada del calor, apetecen las bebidas frías más que nunca, sobre todo las saludables y sabrosas. Ese es el caso del té frío, que se presenta como uno de los refrescos de moda para esta temporada de primavera verano. En estas líneas te explicamos pasa a paso y de manera sencilla cómo prepararlo de manera casera.

En primer lugar, ten lista tu jarra de té frío. Lo normal es que sea de un litro, aunque si la tuya es de mayor capacidad puedes aumentar las cantidades proporcionalmente. Las encontrarás de muchas formas y diseños, como puedes ver en el catálogo de Teterum, pero lo más importante es que su filtro sea efectivo y no deje pasar las hojas del té ni otros ingredientes sólidos. Por supuesto, si es fácil de limpiar, mejor que mejor.

Para tu té frío has de utilizar té a granel. ¿Qué sabor? Pues eso depende de los gustos de cada persona: quienes prefieran un sabor fuerte, el té negro aromatizado o el té rojo Pu-Erh es siempre una buena opción, mientras que los que quieran uno más suave se pueden decantar por uno té  azul, té blanco o té verde. Y, por qué no, un Rooibos aromatizado también puede sorprenderte bien frío.

Proporciones y pasos para preparar un té frío

En el té frío hay que intensificar el sabor para que la temperatura baja no lo haga pasar desapercibido. Un truco es restarle 1/4 de agua a la medida que normalmente utilizas en un té caliente, es decir, usar 75 cl en lugar de 1 litro de agua.

Prepáralo exactamente igual que si te lo fueras a tomar caliente. La única diferencia es que, una vez hervido, se debe dejar reposar durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, lo puedes meter en el frigorífico dentro de tu jarra, durante al menos dos horas.

Unos 30 minutos antes de servir, añádele el toque personal que le quieras dar: una pizca de limón, menta, canela, vainilla… También puedes darle color con frutas, ya sean frescas o del bosque.

Y por supuesto, no te olvides de ponerle un par de cubitos de hielo, en el vaso directamente y no en la jarra. ¡Y a refrescarte con tu té frío!

¿Cómo te preparas tu té frío? ¡Comparte!

Déjanos tus comentarios