Contact us

Blog
disfruta un delicioso te darjeeling

Aromas de té y sabores de vino

Hoy tenemos el honor de traerle un post especial a Daniel y otros amantes de los aromas de té ya que nos habéis contado que os interesa aprender más sobre otros mundo de aromas. Y quién mejor para introducirnos en las similitudes de estas dos bebidas que «miman los sentidos» que el Sommelier Fernando Enrique Padín Sáez. ¡Pero no lo dejamos allí! Co-operamos con Vinopremier para que el que quiera aplicar la teoría en la práctica, disfrute de un descuento. Todos los suscriptores han recibido el cupón de descuento en el Pack de Té Sorpresa de junio: un «appetizer» para los que ya disfrutan de los aromas de té.

¿Quién es Fernando Enrique Padín Sáez?

Aromas de té el té sumiller Fernando Padin Saez nos habla sobre el té y el vino
Fernando E. Padín Sáez

Fernando es Sommelier de vinos, , café e infusiones (en inglés se diría Tea Tester and Blender). En Teterum nos encanta seguir su blog porque sus reflexiones son originales y «con alma». No te pierdas su blog.

 

Aromas de té, aromas de vino y similitudes

Tanto el vino como el , dos bebidas milenarias, nacieron fruto de una combinación entre la casualidad, el ocio y la búsqueda del placer y la salud en la historia del hombre.

El vino seguramente nació de preparar zumo de uva para el deleite en las mesas de los antiguos fenicios y que por una casualidad en sus viajes comerciales fermentó. Esto abrió la puerta a un placer desconocido hasta ese momento. También la leyenda más aceptada acerca del descubrimiento del té, por el siglo 250 a.c. el por entonces Emperador de China Shen-Nung, dispuso que su pueblo hirviera el agua para asegurar una buena salud y mientras esperaba que prepararan el agua que iba a beber, vio como caían unas hojas de un árbol sobre el cuenco y por otra casualidad del destino, resultó ser la primera taza placentera de té.

Las dos bebidas nacieron de una casualidad, en o para momentos de ocio, y resultaron un placer para los sentidos.

Siempre el ser humano estuvo abierto a nuevas experiencias sensoriales. Dentro de sus culturas y religiones, cada pueblo buscó un placer que abriera las puertas a sus sentidos y luego por su estudio, descubrieron también sus propiedades medicinales. Tanto el vino como el té se asentaron y popularizaron en sus comienzos gracias a una estrecha relación con lo religioso y la medicina natural. La necesidad humana de creer en un ser superior y brindarle a este, ofrendas de placeres terrenales como tributo divino, abrió paso a su popularidad como así sus propiedades tónicas y curativas.

En América los Mayas e Incas con el cacao, el tabaco o la yerba mate. En Oriente con el vino y el té. Desconociendo estos los procesos enzimáticos y microbianos de fermentación, descubrieron por casualidad sus resultados tanto placenteros como medicinales.

Hoy en día, con la sana excusa de volver a lo natural, muchas personas están descubriendo un mundo de sensaciones y beneficios en los productos que antaño ya se utilizaban de esa manera.

Creo que una buena forma de abrirse paso a esas sensaciones es no cerrarse solo a lo conocido. Atreverse a probar y degustar diversos productos naturales y nuevos para nuestros sentidos, aporta a nuestra memoria sensorial una valiosa información para el campo que nos realicemos, sea el mundo del vino, el té, el café, los quesos o el que más te guste.

En la actualidad me dedico, entre otras cosas, a investigar y estudiar todo lo relacionado con los sentidos. En algunos de mis post en el blog de “Para mimar los sentidos”, trato de explicar que no puedes ser sumiller o especialista en un campo, si desconoces otros. Creo por lo tanto que si estas en el mundo del vino o del té, aguas minerales, aceite, quesos, etc; tienes que experimentar con los otros mundos y abrir tu abanico cerrado de gustos. Todos te aportarán nuevas sensaciones y esto ampliará tu memoria sensorial, ese importante archivo que muchos tienen bastante olvidado.

[pix_box type=»info»]¿Te ha gustado el post de Fernando Enrique Padín Sáez? No te pierdas su blog y visita la tienda de Vinopremier para beneficiarte de tu descuento.[/pix_box]

Comentario

  1. Estoy totalmente de acuerdo. Si no pruebas sabores, vengan de donde vengan, es difícil captar e identificar notas, porque no se reconoce lo que no se conoce previamente.
    Un abrazo!

Déjanos tus comentarios