Contact us

Blog
el te blanco de ceilan es un tipo de te distinto y especial

Té frío de rooibos para refrescar

Té frío, rooibos, hacer té frío

Ya el calor empieza a apretar y las ganas de beber té frío. Y con el calor vienen los helados, los zumos, los refrescos, el agua, etc. Siempre oímos que antes de empezar a tener sed hemos de hidratarnos para prevenir golpes de calor, esto es especialmente importante en personas con sobrepeso. El té frío es una excelente opción para estar bien hidratado. Para que todos de la familia pueda beber té frío, os propongo uno que lleva rooibos; ya que el rooibos no tiene teina y encima, tiene grandes propiedades benéficas por la salud: se ha demostrado cientificamente que tiene propiedades que ayudan a combatir el cancer, ayuda a prevenir la diabetes, mejora el funcionamiento del corazón

Receta de té frío

– 1 litro de agua
– 20g de rooibos ecológico o con algún añadido
– Cubitos de hielo
– Azúcar miel o jengibre a gusto

Ponemos agua a hervir, introducimos el rooibos (las hojas de la infusión), dejamos reposar 5 minutos y retiramos. dejamos que enfríe a temperatura ambiente y lo introducimos en la nevera. Propongo ponerle azúcar, miel, y jengibre. O, si quieres darle un toque más refrescante, puedes añadir limón, menta o zumo de frutas. Queda delicioso!

La deshidratación y el exceso de azúcar

Ocurre que cuando ya llevamos tomada mucha agua parece que el estómago se nos encharcara y se nos apetecen otras cosas pero siempre ésta el tema de las calorías: no queremos tomar refrescos porque engordan y porque el gas a muchas personas le produce flatulencias; no queremos tomar zumos comprados porque contiene azúcar y esto nos suena a calorías.

Entonces ¿qué tomamos?

Aquí es donde entran en juego los tés fríos, normalmente el consumo de té se asocia a bebida caliente con pastas. Yo descubrí el té frío por una nutricionista, estaba a dieta y dentro de las bebidas que tenía permitidas estaba el té y para el verano el té frío.
Hay bebidas comerciales a base de té, pero yo aconsejo elabora nuestro propio té frío. Yo en este artículo os voy a hablar del té rooibos, comúnmente llamado té rojo y que en realidad es más una infusión. Lo aconsejo precisamente por su capacidad de devorar grasas y por el buen sabor del té frío a base de rooibos.

En mi caso, yo elaboraba un litro de té rooibos. Ponía a hervir el agua e introducía el té rooibos en el filtro dentro del agua calculando unos 5g de té por persona (es aproximadamente una cucharada) y a reposar unos 5 minutos. Dejaba que el té se enfriara y lo metía en la nevera. Cómo tenía que tomar 2 litros y medio de líquido, un litro me lo tomaba en forma de té frío. Cuando salía a hacer ejercicio me llevaba el té rooibos en una botellita pequeña. Así comencé a aficionarme al té frío, sobretodo rooibos por su sabor, en principio no me gustaba porque le encontraba un tono amargo, pero siempre podéis endulzarlo un poco.

El té rooibos (el té rojo) es un excelente quema-grasas y perfecto refrescante del verano como opción de té frío. No quiere decir que sólo tomando este té frío vamos a adelgazar pero si es un complemento a una dieta equilibrada y ejercicio.

Al té lo considero uno de los mejores refrescos naturales, no aporta casi calorías y por el contrario tiene muchos beneficios para la salud. Os puedo asegurar que un vaso de té frío, a la sombra o en la playa es algo delicioso y una vez que empecéis a consumirlo no podréis parar, es algo adictivo.

¿Que otras recetas de té frío recomendarías?

Comentario

  1. Pingback: Porque el té frío es tan popular - Teterum.es

Déjanos tus comentarios